Lápices mecánicos o portaminas.

Los portaminas nacieron en el siglo XVI como instrumentos usados para sujetar un trozo de grafito puro sin mancharse las manos. El primer portaminas conocido es descrito en 1567 por el naturalista suizo Conrad Gesner como "un palo de madera hueco en el que se habia incrustado un trozo de grafito de manera que sobresaliera por un extremo". Según este diseño el trozo de grafito se iba reponiendo según se gastaba manteniendose el soporte hueco.

El grafito, una de las formas en que se presenta el carbono en la naturaleza, fué descubierto en las afueras de Borrowdale, en Cumbria, Gran Bretaña, a principios del siglo XVI cuando una tormenta derribo un gigantesco arbol y reveló una sustancia oscura que resultó muy util para marcar los rebaños de ovejas. La pureza del yacimiento era tal que se podían cortar finas barras del material que resultaban adecuadas para escribir y dibujar. El único inconveniente era la fragilidad del material, hasta que alguien tubo la idea de fabricar un envoltorio de madera que rodeara de forma permanente la barra de grafito. Acababa de nacer el lapiz tal como lo conocemos hoy en dia. A pesar de lo práctico que resultaba el lapiz, el portaminas no desapareció. En 1790, Josef Hardmuth revolucionó la fabricación de minas para lapiz al mezclar arcilla con grafito desmenuzado y después añadir agua hasta obtener una masa moldeable. Esa masa se convertía en finas barras que se cocían en un horno hasta obtener minas de grafito-cerámica, mucho mas resistentes que las de grafito puro y, en función de la mezcla, de diferentes durezas al desgaste. En 1795 Nicolas-Jaques Conté descubrió, de manera independiente, el mismo sistema.

La revolución de Conté dio nueva vida a los portaminas, que podían ser tan delgados como los lápices de madera, y que no tenían que afilarse. El primero de estos portaminas se patento en Inglaterra en 1822 como instrumento de bolsillo, incorporando un mecanismo para desplazar la mina, que era de 1mm de diametro.

El primer portaminas específicamente diseñado para trabajos artísticos y técnicos aparece en un catálogo de A.W.Faber de 1862. Era un lapiz tan largo como uno de madera, permitiendo una mina de igual longitud y tenía un mecanismo de avance de la mina de tipo giratorio. En el exterior estaban estampados el fabricante y la dureza de la mina, de modo que a cada dureza le correspondia un portaminas específico. Los portaminas de A.W.Faber marcaron el camino hacia el futuro, estandarizando las minas de 5" de longitud y 2mm. de diametro y la graduación de la dureza desde HHHHHH (el mas duro) hasta BBBBB (el mas blando) pasando por H, HB y F como durezas intermedias.

En 1879 Joseph Hoffman, de Nueva York, inventó un sistema de mordazas accionadas por un resorte para sujetar la mina que fué perfeccionado en 1929 Carlo Schmid, de Ginebra. El fabricante suizo Caran d'Ache compró la patente de este último y la aplicó en su modelo Fixpencil, el primer portaminas moderno.

El último gran avance se produjo en los años 50' cuando Faber-Castell introdujo las minas de polimeros, consiguiendo minas mucho mas delgadas y flexibles y que no deben ser afiladas, de modo que se obtiene un trazo del grosor de la mina escogida.

Para ampliar este tema os recomiendo la página web de Dennis B. Smith: Leadholder, the drafting pencil museum.

 


3xFaber








2xStaedtler







2Xmicroç









autopoint











rotring600












staedtler3













staedtler2












staedtler4











desc












600 bis











compas








compas








caran dache










compas3












corbata










verde










marstechnic










staedtler 5








rotring2